La nutrición desempeña un papel importante tanto para las personas sanas como para los enfermos y, en estos últimos, puede influir en la evolución de la enfermedad. Según un estudio internacional que se presentó en la conferencia internacional de 2014 de la American Thoracic Society (ATS 2014) en San Diego, la comida sana mejora la función pulmonar en los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

 

Investigadores de las universidades de Nebraska (EE. UU.), Maastricht (Países Bajos) y Liverpool (Gran Bretaña) analizaron los datos del estudio de Formación sobre la EPOC longitudinalmente para identificar criterios de valoración indirectos predictivos (Education of COPD Longitudinally to Identify Predictive Surrogate Endpoints, ECLIPSE), que buscaba documentar el modo de progresión de la EPOC.

 

Durante los tres (3) años del estudio, los casi 2200 participantes se sometieron a diferentes pruebas de función pulmonar en ocho puntos temporales y refirieron el tipo de comida que habían consumido en las 24 horas previas.

 

Se hizo evidente que las personas que habían comido recientemente pescado, fruta como plátanos y uvas, o productos lácteos, como el queso, mostraron una función pulmonar mejorada, un descenso de los marcadores inflamatorios, menos enfisema y mejores puntuaciones en la prueba de la marcha de 6 minutos.

 

"Este estudio demuestra los efectos casi inmediatos que puede tener una dieta sana en la función pulmonar en una población amplia y bien caracterizada de pacientes con EPOC", declaró la autora principal Corinne Hanson, de la Universidad de Nebraska, quien urgió a asesorar consecuentemente a los pacientes que padecen EPOC.

 

FUENTE: UNIVADIS